sábado, 5 de agosto de 2017

YALA, VOLCAN, CUESTA DE BARCENA a PURMAMARCA. QUEBRADA DE HUMAHUACA, JUJUY

YALA A VOLCAN

Yala a Volcán. Miércoles 12 de Julio. Será una jornada dura. Tengo que subir 900 metros hasta Purmamarca siguiendo la Ruta Nacional 9.

Salgo temprano por unos tramos de ripio de la vieja ruta. Paso Lozano, un poblado sin atractivo. Cruzo el río y llego a León. Aqui hay un monumento a los Héroes de la independencia, todas las batallas jujeñas, y un cartel recuerda el Combate de León.

Un cartel anuncia circuito El Chani. Otro Corte Colorado. Me voy acercando a la Cuesta de Barcena. Busco un desvío pero esta cortado por una tranquera.

Barcena es tan diminuto que casi no hay nada. Me detengo en un parador de colectivos antes del puente. Breve charla con un abuelo lugareño. Mira mi bici y me pregunta como subo? "Ah tiene una estrella muy grande atrás". El hombre sabe de bicicletas. Tiene 84 años y me recomienda un desvío al pie de la cuesta.

Justo en la curva, detrás de un guarrail hay un pavimento viejo. Corta derecho. Casi todo es pavimento y un poco de ripio.

Cruzo unas mulas, las vías del Belgrano cuelgan de un precipicio. Hay bastante basura tirada. A lo lejos veo los micros y los cerros aterciopelados. Paso una cantera que trabaja los cerros al este.

Falta dos kms y retomo la Ruta 9. Uno de los pocos tramos en bajada del día. Se pasa el cementerio y un enorme puesto de Vialidad Nacional. Estoy entrando en Volcán.


VOLCAN, RUTA NACIONAL 9
QUEBRADA DE HUMAHUACA

VOLCAN

Volcán. Miércoles 12 de Julio. De golpe el clima cambió. Pasado el derrame de arroyo del medio, salí de la región de las Yungas y su aire húmedo. Ya se siente la aridez de la quebrada. El aire polvoriento.

Luego de la bajada hay un cementerio y un gran predio de Vialidad Nacional. En la zona hay un par de desvíos que se hacen sin dificultad.

En Volcán hay una enorme vieja estación de tren. Un cartel anuncia los primeros pasos de su restauración hacia el norte. En un galpón hay oficina de turismo y una sala que habla de la quebrada y sus pobladores. La feria vecina esta cerrada.

Explica acerca de la formación geológica de la quebrada, la historia de sus pobladores, las fiestas religiosas. Me dicen que cerca hay una lagunita.

Consigo una despensa justo a punto de cerrar para compra agua. Imprescindible para seguir. Allí me cruzo con otro cicloviajero.

El pueblo es sencillo pero tiene una fisonomía norteña. Desde la variedad de bolsas con verduras de la zona, en la despensa. Sus casitas cubiertas de polvo. Paredes anchas. Puertas gruesas y rústicas. Sus calles de ripio. Hay un polideportivo con pileta. Una linda iglesia. Justo en frente un cartel ofrece hospedaje.

La plaza es bonita. Doy la vuelta y el pueblo termina en un barranco al Río Grande. Luego visito la vieja estación de tren. Hay algún vagón olvidado. Ahora toca pedalear otro rato hasta Tumbaya.


TUMBAYA

Tumbaya. Miércoles 12 de Julio. Es invierno y hace calor. De golpe en una curva aparecen unos paredones de arcilla amarronada erosionados y cubiertos de cardones.

El camino no ofrece grandes cuestas pero cansado cada pendiente se siente. Vuelvo a encontrarme con el cicloturista de hace un rato. Yo me detengo en un puesto de artesanías y me meto en el pueblo.

Tumbaya me fascinó con sus callecitas angostas de ripio. Sus casas de adobe. Gruesas. Rústicas. Algún techo de teja muslera y otros de adobe y caña. Sus farolitos.

En una esquina se recuerda al Nunca Más. Se lista una docena de desaparecidos y detenidos. Luego busco la plaza.

Arbolada. Con un busto de Belgrano. Rodeada de casitas bien norteñas. No hay turistas. Solo media docena de pobladores. Intercambiamos saludos.

La iglesia es histórica y hermosa. Se ingresa por una arcada. De frente amarillo. Construida por 1690. Exhibe pinturas cuzqueñas y figuras de distintos santos.

El cuidador me da conversación. Me cuenta de la fiesta de Santanita que se realiza pronto. De los pobladores de los cerros que bajan la virgen en abril. De los cultivos de ajo y cebolla. De la campana hecha por los Diaguitas. Me convida una naranja. Me dice que a la vuelta de la iglesia hay donde alojarse. Me habla del viento de la quebrada que agita el corazón. Que la madre tierra lo da todo.

Me hubiera gustado quedarme, pero uno se equivoca y sigue camino. Hay una hostería y un comedor. Una escuela con especialización en gastronomía regional. Me esperan todavía unos 15 kms interminables a Purmamarca.


TUMBAYA A PURMAMARCA

Tumbaya a Purmamarca. Miércoles 12 de Julio. Es un tramo sin mayores poblaciones. Es de tarde y los cerros del este exhiben su arco iris de colores. El camino es moderado. Subidas y bajadas leves y largas. Pesa la altura y el cansancio.

En Santa Rosa hay un caserío feo. La estación del ferrocarril al costado de la ruta es un puesto de Gendarmería. Los gendarmes me ofrecen agua sin que la pida. Charlamos unos instantes, entre micro y micro. El tránsito es intenso.

Pocos cientos de metros más y me desvío por la Ruta Nacional 52 que se dirige al Paso de Jama. Cruzo camiones chilenos y paraguayos cargados de toyotas 0km.

Son tres kilómetros finales a Purmamarca, subiendo su río. El agua es escasa pero atrae el verde de una pequeña arboleda. Algún automovilista saluda con su bocina.

Hay carteles que dicen prescripción adquisitiva, tengo curiosidad por saber de que se trata. Paso unas curvas. Un modesto viñedo. Al fin va apareciendo el pueblo y el siete colores. Por la tarde esta oscuro. Hay un mirador al costado del camino que explica las capas geológicas, marinas y minerales.

El pueblo esta colmado de turistas. Hay autos metidos de prepo en sus pequeñas calles. Todas las casas son comercios repetidos. Algunas destacan algunas piezas de calidad.

IGLESIA DE TUMBAYA



Powered by Wikiloc



No hay comentarios:

Publicar un comentario